Vuelta

Los Maraes y los Tikis

Un punto común esencial que une a todos los pueblos de Polinesia es sin duda su inclinación a celebrar grandes fiestas en lugares sagrados. Esta necesidad vital de comunicación cotidiana con las potencias del más allá les encaminaba a  cultivar una devoción particular hacia sus divinidades; y tal pasión tan especial se manifestaba bajo la forma de grandes ceremonias piadosas en las que todo el mundo participaba, dirigidos por los tahua : los «grandes sacerdotes», auténticos vínculos entre el pueblo y los dioses. Para celebrar estas reuniones, los ma'ohi poseían no lejos de cada pueblo grandes espacios sagrados: los maraes.

Haga CLIC para ampliar.Los Maraes

Los maraes estaban dedicados a las actividades sociales, religiosas, y culturales de un grupo, de una familia. Se han encontrado innumerables vestigios por todas las islas de los archipiélagos de Oceanía, desde los famosos ahu de la Isla de Pascua, hasta los maraes tradicionales de las islas de la Sociedad. Es aquí, sobre estas antiguas plataformas donde se celebraban las ceremonias religiosas. Aquí es donde nació la magia sensual del baile, y de donde surgieron los primeros cánticos polifónicos. Es sobre estos maraes donde tenían lugar las actividades físicas y deportivas en honor de los numerosos dioses de la mitología polinesia. Es en estos lugares extraños, tabú y cargados de misterio, donde se ejercía la justicia, donde se practicaban los sacrificios, se gobernaba, donde se decidía y se reunían para venerar juntos. Lugar clave de las actividades deportivas, de los encuentros diplomáticos, del compartir ideas, el marae estimulaba los intercambios culturales.


Haga CLIC para ampliar.

Se venía sobre todo para honrar a los dioses y pedirles que influenciasen favorablemente a los elementos. Se congregaban para rezar, cantar alabanzas y bailar, antes de las recolecciones, los nacimientos, y antes de ir a  la guerra para obtener la bendición de los dioses. En la actualidad el culto pagano ha desaparecido, pero quedan los maraes. Todavía hoy existen cientos de maraes a  través de Polinesia. Algunas decenas han sido restaurados y son utilizados para  hacer reconstrucciones históricas como en Arahurahu y Taata en  Tahiti, o el mayor marae de Polinesia, Taputapuatea, el gran marae sagrado, en la isla de Raiatea en el archipiélago de la Sociedad.

En la antigüedad los maraes estaban consagrados a las actividades sociales y religiosas de la comunidad. El fare pupu (lugar de reunión de una aldea) y el fare tahua (la residencia de los sacerdotes) estaban cerca del marae. El sitio más sagrado de este centro de rezos y festividades era denominado el ahu. Los mortales no tenían acceso a  esta plataforma tabú. Solamente tenían acceso los tahua (los sacerdotes) para encontrarse con las potencias del más allá, las divinidades, y los muertos. Los marae estaban clasificados según varias categorías. En primer lugar los que reúnen a los jefes de archipiélagos, y consagrados al dios de la guerra, Oro. Es el caso del marae de Taputapuatea en Raiatea. A continuación estaban los maraes llamados nacionales, bajo la tutela de un gran sacerdote, el tahua pure rahi y de un jefe importante, el arii. Se celebraban ceremonias fastuosas durante las cuales el arii proclamaba el poder absoluto de los dioses. Los sacrificios humanos eran corrientes... Seguidamente venían los maraes más pequeños, los marae mata'eina, que reunían a clanes de los valles de alrededor, bajo la autoridad de un jefe de sector. Los maraes de los antepasados (marae tupuna) eran  lugares santos familiares, reservados al uso de un solo clan. Estaban construidos en terrenos privados de la familia, y generalmente llevaban el nombre de ésta. También existían los marae sociales (marae o te va'a mata'eina), reservados a quienes deseaban agruparse bajo ideas comunes. Finalmente, la última categoría de maraes estaba reservada a los especialistas. Allí los sacerdotes-curanderos, los de la pesca, o los de la construcción (piraguas, albañiles, etc,), ejercían su autoridad. 


Haga CLIC para ampliar.

Los tikis : representación de los dioses

Fue alrededor de 1400-1500 cuando realmente se declaró el arte de la escultura, con la aparición de los primeros tikis de piedra. Originario de las Marquesas, el tiki, bajo diversas representaciones, invadió todo el triángulo polinesio. Lo más frecuentemente se les encuentra bajo la forma de estatuas, pero también suele estar presente en la proa de las piraguas, en los bastones de los jefes, etc... También se encuentran tikis en forma de joyas, tallados en marfil de cachalote e incluso en hueso humano. Adorna los to'ere (tambores), los umetes (platos esculpidos), etc. No sólo se les encuentra en la escultura, sino también en el arte gráfico, y en los temas de tatuaje. Es un personaje masculino, rechoncho y altivo,   enigmático y tranquilizador a la vez. Tiene los brazos cruzados, las piernas flexionadas, la cabeza -echada hacia atrás- parece estar pegada al cuerpo, pues no tiene cuello... Respecto a  sus partes genitales, están particularmente ensalzadas. Los arqueólogos encontraron la pista de los tiki por primera vez en petróglifos muy antiguos. Estas piedras grabadas y pintadas solían representar rostros con grandes ojos cercados por círculos concéntricos, la primera representación de los dioses ma'ohi...

El la mitología polinesia había cantidades de dioses, cada uno de los cuales con su función precisa. Para los ma'ohis, los dioses y los humanos formaban en tiempos muy remotos una sóla y única sociedad. Los dioses tenían una apariencia humana, pero eran más fuertes y estaban dotados de poderes sagrados: el mana y el ra´a. Cada dios tenía su representación, animal, vegetal, o mineral. Se manifestaban de dos maneras bien diferentes: los ata y los to'o.


Haga CLIC para ampliar.

El ata, que significa el hombre o la nube, es un objeto corriente, elegido por el hombre para simbolizar la encarnación del dios: una piedra, un árbol, un pez, un pájaro, etc. El to'o es una representación fabricada por los mortales, una piedra o un trozo de madera esculpido y dispuesto a la imagen del dios. Casi siempre, estos objetos estaban adornados con plumas rojas y amarillas, las marcas de la divinidad. Los tiki se han convertido en la herencia popular de dichos to'o. Estas figuras esculpidas prestaban innumerables servicios a  sus poseedores. También poseían poderes de embrujamiento. Eran utilizados, ya sea para vencer a un enemigo, o para protegerse de los maleficios. Tenían su sitio en cada fare para velar por el bienestar de la familia. También se les solía colocar en los maraes consagrados a los espíritus. En tales casos los tikis se situaban en el fare reservado a los sacerdotes.

Vuelta